viernes, 15 de octubre de 2010

Carlos y el Castor



Capitulo VIII
Carlos y el Castor

Carlos sabía que el peligro no había pasado, y que las Pirañas podían aparecer en cualquier momento. Sabía que eran animales muy feroces y amenazantes, deseosos de cualquier tipo de carne. Si movía un músculo iba a ser devorado por esas fieras.
Pero, ¿Qué podría hacer? Era tan pequeño, y se encontraba tan indefenso. Esos Orcos se lo pagarían algún día.

Del otro lado de la rama vio un pequeño Castor. Movió ligeramente la rama, y el animal se sobresalto.
-  ¿Me podrías ayudar? Sácame de aquí. Si no nos movemos rápido seremos comida de esas pirañas.
El Castor se le quedo mirando, y sin pensarlo dos le dijo:
-  Móntate en mi lomo. Me será fácil cruzar hasta llegar al otro lado del río
Carlos llego con su nuevo amigo hacia el otro del río, estaba extenuado.
-¡Eres un  humano! ¿Por qué te encuentras de ese tamaño?
- Unos Orcos me hechizaron, y a mi amiga Lucecita también.
-¡Lucecita! Esa no es la hija del Rey Melquíades, la están buscando por todos lados.
- Debe estar muy asustada. Tengo que encontrarla.
-Conozco alguien que puede saber su paradero- le dijo el amigable Castor. Es una lechuza, si le llevamos un ratón de campo estoy seguro que nos ayudara.
- Bueno, no perdamos tiempo vamos a cazar ese animal


Carlos y el Castor se escondieron detrás de unos matorrales, esperaron hasta que saliera de su madriguera un ratón gris.
-  Ahora, dispara con tu arma- le dijo el Castor
    Carlos derribo inmediatamente al ratón. No le hacia gracia, no le gustaba matar animales, pero lo hacia por   lucecita. Tenia que estar en alguna parte.


Esa noche, el Castor y Carlos fueron a visitar a la lechuza.
-Buenas noches Amanda- le dijo el Castor.
- ¿Qué me traes allí?
- Un hermoso ratón. Sé que te gustan mucho. Necesitamos un favor tuyo. Se perdió una pequeña hada, la hechizaron y ahora es del tamaño de un ratón. Necesitamos que nos digas dónde se encuentra.
- Primero el ratón.
-¡No! Te conozco, si te lo doy, no nos dirás nada.
- Me parece que cerca de las madrigueras de las liebres se encuentra una pequeña hada.
-¿Es cierto?- dijo Carlos esperanzado
- Tan cierto como me llamo Amanda, ahora dame el ratón.
La lechuza se engullo el ratón con avidez. Se veía que lo estaba disfrutando.
- Muchas gracias- le dijeron ambos.
- Es una buena amiga, pero es muy golosa, y se desvive por un ratón.
- Ahora, vamos a buscarla. ¿Quieres venir conmigo?- le pregunto Carlos al pequeño Castor.
- ¡Por supuesto! Podría ser una gran aventura.

Continuará



2 comentarios:

  1. presta mayor atención a ciertos detalles que le privan de fuerza a la narración, aquí el padre de Lucesita cambia de nombre inexplicablemente, luego esta la ubicación temporo espaciál del relato, partes de normandía con seres mitológicos propios de allí (elfos) le introduces seres de origen griego (centauros) y celtas (orcos) junto a animales de origen americano (condores, pirañas) trasmutas una escopeta en rifle y mudas el relato de la tercera la primera persona.... disculpa mi letanía pero todo ello quita fuerza a la historia, si lo adecúas esta mejorará sensiblemente...
    Seroma
    http://cerroaislado.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigo. Siempre es bueno recibir buenos consejos para mejorar.judith

    ResponderEliminar