domingo, 15 de diciembre de 2013

LA LUNA SONRIENTE



En los poblados más alejados del Perú habitaban una manada de Llamas.
Todas eran de color nieve menos Caramelo que era de un color oscuro semejante a las cenizas que dejaba el fuego al  apagarse
Marfil era el jefe de la Manada de Llamas, y había dado orden de que ninguna se acercase a Caramelo.
Marfil era una llama muy presumida, y se jactaba de ser muy hábil al escalar la montaña, descubriendo durante su travesía los musgos más ricos que se encontraban en la colina, y solo los compartía con los suyos.
Realmente a la pobre Caramelo la tenían totalmente aislada, pero a Caramelo no le importaba ya que  por su color poco peculiar no era foco de búsqueda de los pueblerinos que buscaban la piel de las llamas con gran avidez.

En las noches cuando aparecía la luna llena, Caramelo se sentía más feliz que nunca porque esos días entablaba conversación con su amiga lula quien le cantaba suaves melodías que la ayudaban a dormirse, y en otras noches, Lula le contaba la amistad que tenía con el sol, y otras estrellas relatándole a la pequeña Caramelo historias fantásticas que provenían de diferentes rincones del universo.

Caramelo no estaba sola, tenía además otros amigos, una pequeña ardillita, y un pájaro carpintero que vivía cerca de su hogar.
 Canela se conocía toda la montaña porque saltaba de árbol en árbol, y le mostraba a Caramelo riquísimos arbustos que eran un banquete para cualquier llama
Un buen día, Marfil se enteró que Caramelo rondaba por el otro lado de la  montaña.
-Motitas, Verónica, vamos a ver en que anda Caramelo-
-¿Qué piensas encontrar?- Preguntó  Verónica
-Me enteré que del otro lado de la montaña hay arbustos muy ricos, y solo las conoce Caramelo-
-¡Déjala en paz! ¿Qué necesidad tienes de fastidiarla? Ya bastante has hecho al aislarla de nuestro rebaño- le replico Verónica.
-¿Cómo? Ahora estas de su lado- le respondió de muy malas maneras a Verónica
- Te olvidas que yo soy el líder del rebaño, y yo hago lo que me provoque-

Caramelo no sospechaba nada de los planes de Marfil hasta que una tarde...
-Caramelo…Caramelo. Tienes que andar cuidado.  Marfil te está buscando. Esa envidiosa llama quiere arrebatarte tu alimento- le dijo Colorado
-No te preocupes amigo, Lula me protegerá –
Lo que no sabían sus amigos era que  Lula también era mágica. En las noches de Luna llena podía proteger a cualquier animal con su campo de luz, y de esta manera no lo podían descubrir cuando estuviesen en peligro.

Marfil y sus amigos llegaron al atardecer al otro lado de la montaña.
-Tengo miedo Marfil, cerca de aquí viven los humanos, y no quiero que me atrapen- dijo Motitas
-No seas tan cobarde-le dijo con desprecio.
Después de las seis de la tarde empezó a oscurecer, y no se veía nada, la neblina rodeaba gran parte de la montaña.
La realidad es que Marfil estaba preocupado. No sabía que de este lado de la montaña hubiese tanta neblina. Empezaba a lamentarlo.
-Y, ahora ¿Qué vamos hacer? – pregunto Verónica.
-Oigo unos pasos, ¿Será un humano?
-¡No! Es un animal, pero todo esta oscuro-
Era Caramelo.
-Mira, es Caramelo, y conversa con alguien.
-Esa llama indudablemente está loca, habla con la Luna
De repente Caramelo se detuvo, y los vio fijamente
-¿Qué hacen Uds. por aquí? Los miro con desconfianza.
- Es Marfil que vino a fastidiarte, pero ahora está  muerto de miedo, no le gusta la oscuridad ni la  neblina-
Marfil salió de su escondite.
-¿Cómo puedes vivir aquí en esta oscuridad?- le replicó
-No tengo miedo. Lula me cuida, y además me cuenta lindas historias
Las otras llamas se quedaron sorprendidas y vieron la radiante luna llena.
-¿Podemos pasar la noche aquí?- preguntó Verónica.
Yo no tengo ningún problema. Allí hay una cueva, y antes de llegar, allá hay unos ricos musgos por si casualidad tienen hambre
Verónica y Motitas miraron con  Marfil con indignación.
 -Te das cuenta lo que nos hubiese pasado si Caramelo no nos hubiese ayudado-
 -Menos mal que no es rencorosa.  Si no la aceptas en el rebaño te vamos a dejar solo.
 Marfil se disculpó con Caramelo, y la invitó a ser parte de su grupo.
 Con una condición. Si mis amigos Colorado y Canela están presentes-
- Bueno, una ardilla y un pájaro Carpintero siempre serán bien recibidos-
Desde ese entonces, Caramelo se encuentra con  Marfil y las otras Llamas. . Claro, ahora Marfil  no es el  líder del grupo. Las otras llamas querían a Caramelo, ya que aprendieron con ella  a comunicarse con Lula, la luna sonriente de las montañas del Perú.



viernes, 29 de noviembre de 2013

OZZY Y SU CAPA MAGICA




Cerca de nuestro planeta vive Solecito, el rey sol, quien tenia dos poderes maravillosos, estos poderes daban alegría y seguridad a todos.

Sin embargo; también vivía Ozzy, una  linda hada mágica con una bella capa transparente de escarcha, que con mucho amor cuidaba a nuestro mundo

Un día Pedro y Carolina jugaban alegremente cuando de pronto sintieron un calor sofocante...calentaba y calentaba.. Sentían que el calor les dañaba la piel. Era Solecito, que estaba furioso, y los niños se escondieron detrás de un árbol.

Era tan fuerte el calor que las flores estaban muy tristes, y los animales fueron a refugiarse.

Pedro y Carolina sabían que Solecito perdía sus poderes en la noche, y Ozzy siempre vigilante cuidaba de los niños mientras descansaban.

Pero algo ocurrió. Ya Ozzy no podía protegerlos porque su capa mágica se estaba deteriorando. Era Manchitas, un monstruo maloliente que se alimentaba de la basura, y provenía de la Tierra.

Los niños descubrieron donde vivía Manchitas. Olia muy mal, por eso dañaba tanto a Ozzy, así que nuestros amigos no permitieron que saliera de su escondite.

Manchitas con el tiempo desapareció, los animales brincaban de alegria, y las flores salieron de sus escondites, y lo mas importante Ozzy recobro su capa mágica, y nos cuida con su magia.




miércoles, 14 de agosto de 2013

Soy Invisible

Ya era el momento de la cena, pero Pedrito no aparecía.
- Pedrito ¿Dónde te encuentras?- preguntaba repetidamente la madre
- “Soy Invisible”, y no me vas a encontrar- respondía el niño a grandes carcajadas.
- Se va enfriar la cena-
- “Soy invisible”, y me voy a ir en mi alfombra voladora.
- No importa- respondió el niño escondido debajo de una toalla
-¡No tengo hambre! Respondió el niño tapándose con la toalla, subiendo rápidamente las escaleras hasta las habitaciones de arriba.
La mamá de Pedrito sabia que el niño era muy travieso, y entonces se le ocurrió una idea.
-Se me ha desaparecido mi querubín. No se encuentra en el closet,  tampoco debajo de la mesa, y menos debajo del sofá - decía la madre de tal manera que su hijo lo escuchase.
-Ya me voy, me llevo a pelusín- respondió el niño agarrando su osito de peluche.
Entonces la madre agarró un cobertor y se lo puso como una capa debajo del cuello del vestido, y le tocó la puerta
- ¿Quién es?- pregunto el niño
- Soy la princesa radiante, vengo del país de nunca jamás- le respondió la madre
- Suenas como mi madre-
- Yo quiero ir contigo, ¿me dejas montarme contigo en tu alfombra voladora?
Entonces Pedrito le abrió la puerta, y su mamá lo abrazo, y le dio un beso tan grande que lo tumbó en el piso fuera de la toalla
- Te puedes sentar aquí- dijo el niño

La madre se sentó con el niño en la alfombra voladora y se fueron de viaje al país de los juguetes misteriosos y de los chocolates habladores, y colorín colorado esta historia mágica ha terminado.