martes, 17 de septiembre de 2019

MARIA Y EL MUNDO SUBMARINO






Nuestra amada Gaia nos brinda grandes bendiciones y regalos apoyado con nuestros hermanos de las estrellas, los seres de luz y la magnífica energía Arcoíris.
¿Qué es la energía Arcoíris? ¿Era producto de nuestra fantasía? Lo que si era cierto es que irradiaba una maravillosa energía amorosa que se conectaba con todos los seres vivos y a todos aquellos que eran sensibles para sentirla y percibirla.

Primero llegaron esos radiantes seres de Luz vistiéndose de luminosos colores en cada amanecer. Era alucinante percibirlos. Irradiaban tanto amor y su luz dejaba huella  en el espacio que ocupaban.
Todos estos pensamientos y convicciones la tenía María quien amaba profundamente a esos seres y consideraba que eran parte de su familia. Ella sabía desde el fondo de su corazón que ellos siempre habían existido y habían estado siempre presente en la Tierra. Sin embargo los humanos no nos habíamos percatado de ello anteriormente y ahora es que estaban empezando a percatarse de su presencia.

Realmente se estaban dando muchos cambios en la Tierra. Había Cataclismos, Lluvia y muchos incendios pero era que nuestra amada Tierra se estaba depurando y obligando a concientizar a toda la humanidad de lo importante que era su hogar.

Sin embargo María no solo sentía esa maravillosa energía de colores sino también la podía percibir. Era increíblemente hermosa e irradiaba tanta paz y amor que la ayudaba a conectarse con la naturaleza percibiendo de esa forma su maravillosa luz.
Había oído que la energía Arcoíris procedía de altas esferas. Realmente no sabía de dónde pero disfrutaba de su presencia. Sin embargo ella presentía que los seres de Luz se encontraban muy relacionados con la Energía Arcoíris y venían a brindarnos un mensaje a los humanos.

La muchacha procedía de un pequeño pueblo de la costa de Brasil. Lo que no había relatado a nadie que durante uno de sus paseos por la playa a tempranas horas de la mañana había percibido un grupo de delfines. Le parecía muy extraño porque ellos solo nadaban en alta mar. Sabía que a veces se acercaban  mucho a la orilla del mar y corrían mucho riesgo. No quería que esos maravillosos seres se hiciesen daño  así que sin pensarlo se zambullo acercándose a los delfines.
María era una ágil nadadora. No en vano su padre le había ensenado a nadar. Consideraba que si Vivian cerca del mar tenían que saber defenderse guardando siempre respeto al mar.
Era alucinante entrar en contacto con ellos. Eran criaturas amigables, juguetonas y de mucha luz.
La muchacha se acercó al grupo de delfines y los empezó a acariciar hablándoles suavemente y atreviéndose a cantarle una de sus canciones favoritas. Al parecer los delfines lo disfrutaban y el más pequeño de ellos  brincaba chapoteando alrededor de ella. Eso le causo mucha gracia y siguió cantándoles acariciando cada uno de los delfines. Les decía suavemente que no se acercaran a la orilla de la playa. Era peligroso y le dolería mucho si algo les sucediese. Repentinamente uno de ellos le ofreció su aleta y María sin pensarlo el tomo y en un momento se sumergieron dentro del fondo del océano. Menos mal que la muchacha había aprendido a respirar en el fondo del mar. Aunque no iba aguantar mucho.

María pudo divisar que se iban acercando a una puerta. Era de gran tamaño y cubría gran parte del océano. Nunca la había visto  y eso que ella conocía bien esa playa. Era ovalada. En un santiamén entraron y a ella le pareció que estuviesen atravesando un túnel lleno de burbujas. Su corazón palpitaba fuertemente. Al final llegaron  a un espacio totalmente distinto. Habían llegado a una ciudad submarina.
Los delfines la llevaran a una pequeña casa con una ancha puerta de madera. En la mitad de ella se encontraba un cristal de color azulado y encima de la misma un pequeño arcoíris. María se bajó de uno de los delfines. Estaba sorprendida. Podía respirar sin dificultad. Era como si este mundo estaba diseñado para que los humanos respirasen en él.
La muchacha estaba allí parada observando la puerta ¿Cómo entraría? ¿Por qué la habían traído allí? ¿Estaría invitada a esa casa? Fue todo muy rápido. La puerta se abrió y a María le pareció escuchar bellos tonos musicales y allí estaban ante ella unos seres de rasgos humanoides de color azul celeste. Su cabellera era de tono rojizos mezclado con plata y tenían pequeñas estrellas de mar en sus cabelleras.
¿Cómo me comunicaré con ellos? No sabía que había civilizaciones en el fondo del mar.
-¡No estás en el mar!- le respondió uno de los seres con una gran sonrisa.
-Puedes leer mi mente- respondió ella sonrojada
-Soy  Celeste. Eres bienvenida Te estabamos esperando. Le dije a Plata que te trajera. Te explicaremos. Ese detalle de cantarle a los delfines fue genial. Realmente nunca había visto a ningún humano  haciendo algo parecido-
-Si no estamos en el mar ¿Dónde estamos?- pregunto María curiosa.
-Estas muy lejos de tu planeta. Atravesaste un portal que te comunica a otro universo llegando al mío. Es semejante al tuyo. Con la diferencia que toda la vida desarrollada se encuentra en el agua. Los delfines son nuestros guardianes como los de muchos otros planetas y el tuyo.-
María camino hacia el interior de la casa con timidez. Le ofrecieron sentarse en una concha marina de gran tamaño. Sobre ella poseía un cojín bellamente decorado con estrellas y caballitos de mar. Se sentó  respirando profundamente. Era mucho por digerir.

La muchacha tenía muchos pensamientos en su cabeza. ¿Quiénes eran? ¿Por qué la habían traído allí? ¿Podría regresar a su  hogar? ¿Estaría muy lejos de su querida Tierra?
Celeste sonrió amablemente y la abrazó con su brazo azul. Su piel era áspera pero sentía una energía muy cálida al entrar en contacto con la piel de ella.
-En realidad no somos muy distintos de ustedes. Somos parientes lejanos. Vivimos un tiempo en tu amada GaIa antes de que la humanidad se desarrollará y se multiplicará por el planeta. Cuando nos percatamos de la creciente desconexión que estaban desarrollando con la naturaleza nos fuimos a nuestro planeta de origen-
-Lo siento de verdad. Hubiese sido genial convivir con ustedes-
-Nosotros tenemos esperanza en ustedes. Por eso te invitamos a nuestro amado planeta azul-
-Noté que en la entrada de su puerta tienen un bello Arcoíris. ¿Simboliza algo para ustedes?-
Celeste sonrió. El Arco Iris simboliza la energía de la creación y toda la luz y el amor que une a todos los seres vivos-
-Yo puedo percibir la energía Arcoíris y a los magníficos seres de luz que nos visitan en cada amanecer. Son majestuosos. Yo los quiero como si fuesen mi familia, pero eso no se lo he dicho a nadie-
-Pocos humanos pueden percibir la Energía Arcoíris. También es un lenguaje cósmico. Muchas razas estelares se comunican por tonos musicales y colores-
-Mi abuela decía que es un enlace entre Dios y la Tierra brindándonos su bendición- dijo la muchacha
-Todos somos parte de esa energía maravillosa. Lamentablemente los humanos cuando fueron evolucionando  se fueron olvidando  de todas las bendiciones que tenían y como cultivarlas, pero  no te preocupes todo va cambiar y para bien.  Sera una transición dura pero se darán cuenta de que son parte de una magnifica familia estelar pero necesitamos que la Tierra aligere rápido su cambio-
-¿Por qué? ¿Estamos tan mal?-
-Por supuesto que no. Se ha abierto una maravillosa puerta y muchos los están ayudando. Necesitamos que su cambio se dé rápidamente porque la transición también está afectando a su Universo. Recuerda que ustedes no están aislados. Hay muchos otros planetas y mundos. Todo lo que ocurra en uno afecta a otros-
-Ojala pudiese ayudar-
-Tu planeta es un hermoso ser vivo. Que le ha brindado muchas bendiciones pero necesita su apoyo y ayuda ya que se han olvidado de ella por ignorancia, desamor e inconsciencia-
-Hay muchas organizaciones ambientales que han ayudado a nuestro planeta para protegerla ecológicamente, pero no es suficiente. A mí me da también mucho dolor. Por eso trato de mantener la playa limpia-
-Eso es bueno porque hay mucha vida marina en el mar.
-Entonces hay mucho trabajo por hacer, pero son pocos los que tienen consciencia ambiental-
-No creo eso. Plata y su cuadrilla los ha estado observando en conjunto con sus hermanas las Ballenas y se ha percatado que hay mayor consciencia pero tienen que darse cuenta de que todo se encuentra  conectado. Las plantas, los animales, la vida mineral incluso todos esos seres de luz que percibes cada mañana también son parte de un gran lazo cósmico. Hay muchas realidades y todos aquellos que viven en cada una de ellas son importantes-
-Tienes una bella familia Celeste. Cuéntame, ¿Cómo viven aquí? ¿De qué se alimentan? ¿En que se divierten? ¿Trabajan para vivir?-
-Nuestra ciudad es submarina como te habrás podido dar cuenta y gran parte de la alimentación la tomamos de las conchas marinas y las algas. Son muy alimenticias y nutritivas y no trabajamos.  Tenemos nuestras necesidades cubiertas y nos fascina el deporte-
-¿Qué tipo de deporte hacen? Pregunto la muchacha curiosa
-Nos gusta competir sanamente entre nosotros. Todos somos buenos nadadores. Los delfines son nuestros jueces en las olimpiadas anuales. Son muy justos y valoran el esfuerzo de todos los ciudadanos-
-Debe ser divertido-
-Puedes quedarte un tiempo con nosotros y te mostraríamos nuestras costumbres, tradiciones, y alimentación. Mi hija es la curandera de la ciudad. Tal vez podrías aprender mucho de ella y podría servirte en el futuro-
-Pero yo tengo que volver a casa. Mi familia me extrañaría mucho- respondió la muchacha
-El tiempo es aquí diferente que el de la Tierra- dijo Celeste sonriendo.
María también tenía muchos deseos de compartir con ellos. Sentía  que eran seres magníficos y muy cálidos-
-Entonces ya no hay nada de qué hablar. En un santiamén, Celeste llamo a su hija Lucia y se la presento  a María. Congeniaron rápido. María era una muchacha muy curiosa así que le gustaba aprender.
-Te voy enseñar en como usamos las algas para evitar y tratar enfermedades. Aunque aquí pocos se enferman pero en tu mundo es producto de la mala alimentación, pero eso es otra historia-
María estaba muy entusiasmada y acompaño a Lucia a su trabajo. Ella tenía una siembra de variedades de algas marinas. Las había de una multitud de colores. Lucia le fue explicando para que servía cada una de ellas y donde encontrarlas-
-Quiero llevarte a un sitio para que tú mismo la siembres y coseches, pero tendremos que alejarnos de la ciudad. Hay que cuidarnos de nuestros primos los Tiburones. Ellos no le gustan los humanos. Te pondremos un medallón de protección-
Lucia empezó a escudriñar en un cajón de madera viejo debajo de una mesa y saco un medallón con un logotipo de un Arcoíris. Encima del arcoíris poseía una estrella luminosa dorada. Era bellísimo.
-Póntelo en el cuello y no te lo quites. Vamos a ir a un sitio en donde hay muchos tiburones. Ellos son peces incomprendidos. Son fieros pero poseen un gran corazón. Cuidan con fiereza nuestro mundo pero los humanos lo han señalado como un peligro sin darse cuenta de que ellos protegen solo a sus familias como todos-
-De todos modos no me gustaría encontrarme con ninguno de ellos- dijo la muchacha un poco nerviosa.

Lucia y María se alejaron de la ciudad hasta llegar a una vereda llena de algas inmensas y de gran longitud.
-Estas son las semillas. Más adelante hay un terreno donde la puedes sembrar. Los tiburones no te van hacer nada porque estas protegida por el medallón. No deben darse cuenta que eres humana. Sería terrible-
La muchacha asintió y se dispuso a sembrar las semillas. Después de que había sembrando una gran cantidad sintió que algo corría y tocaba rápidamente sus brazos. María se dio la vuelta y ante sus ojos se encontró con un gigante tiburón blanco. Tenía una estrella en las sienes. La muchacha pensó que se iba a desmayar.
-No te he visto nunca por aquí  ¿Con quién andas?-
-Estoy solo sembrando unas algas- dijo María
-Eso lo sé. Son riquísimas. A mi hijo le encantan- respondió el tiburón.
-¿Uds. se alimentan de algas?-
-Que pregunta tan tonta. Claro, las rojas son mis favoritas, pero no le digas nada a Lucia porque se va enfadar-
-Hueles distinto a los habitantes de la ciudad submarina. Me recuerdas a un olor lejano. No muy agradable, pero se encuentra muy lejos en mi memoria-
De repente, María escucho unos quejidos y sin pensarlo dos veces se dirigió a donde provenía. Era un pequeño tiburón que estaba atorado en un coral. Sin pensarlo dos veces y perdiendo su miedo  a esos fieros animales lo acaricio y le canto una de sus melodías favoritas mientras lo zafaba  del coral-
-Me duele mucho- dijo el pequeño quejándose
-Creo que esta alga te va ayudar. Mordisquea un poco del alga azul-
María retrocedió, y el pequeño se comió ávidamente el alga y entonces se sintió mucho mejor. El alga era un relajante y anti inflamatorio-
-Gracias-
María pudo notar como el pequeño nadaba con destreza otra vez desapareciendo detrás de los corales
La muchacha de devolvió a terminar su trabajo sin percatarse de que el tiburón blanco todavía se encontraba cerca.
-¿Qué fuiste hacer allá? Me dejaste solo-
-Lo siento. Fui ayudar a un pequeño tiburón que se encontraba atrapado en los corales. Ya se encuentra mejor.
-Ese debe ser el travieso de mi hijo-
María siguió sembrando las semillas y en una de esas veces el medallón se balanceo en su cuello. Casi se le cae al inclinarse.
-¿Quién eres muchacha? Hueles igual que esos humanos. No me gusta ese olor. Me traen recuerdos  de dolor, pero eso fue hace mucho tiempo-
-Me llamo María y estoy ayudando a Lucia a sembrar nuevas algas-
-¿De dónde vienes? Me siento atontado y estoy confundido.  Eso no es común en mí-
María se dio cuenta de que si no pensaba rápido, la situación se podría complicar.
-Disculpa mi falta de cortesía. Estoy pasando unos días en la ciudad submarina. Plata me trajo y me estoy quedando con Celeste-
-Lo hubieses dicho antes. Plata es un delfín genial. Me ayudo una vez a escapar de unas medusas. Pueden ser bien fastidiosas-
-Los delfines son geniales y me encantan como nadan en grupos-
- Eres extraña, pero me simpatizas. Me alegro que hayas ayudado a mi hijo. Espero verte otra vez- dijo el tiburón despidiéndose.
Después de que María termino de sembrar todas las semillas se encontró con Lucia.
-¿Cómo te fue? ¿Qué te parece el sitio?-
-Buenísimo. Todo bien. Solo que me hice amiga de un tiburón blanco y cure a su hijo de una quemadura de un coral fuego-
-Te topaste con Marfil. ¿No te paso nada?-
-Me dijiste con el medallón no había problemas-
-Es cierto, pero Marfil tiene memorias muy dolorosas de los humanos y eso es difícil de equilibrar-
-Creo que le caí bien.  Estaba un poco confundido porque me recordaba por mi olor, pero al final nos despedimos con mucha simpatía-
-Ya es tarde. Vámonos a casa. Madre debe haber preparado algo rico. Ya son muchas emociones para un día- dijo cálidamente
-Es verdad- dijo riéndose.
A Lucia le gustaba esa muchacha. Era sensible, valiente, abierta y con muchos deseos de aprender experiencias. Estaba segura que ayudaría mucho a su mundo cuando ocurriera la transición.
La cena estaba riquísima.  Celeste preparo unos mejillones asados con algas marinas rebosadas.
-Me encanto la comida. Muchas gracias. Nunca pensé que me podrían gustar tanto los vegetales-
-Van a tener que aprender con el tiempo a comer más vegetales y más frutas. La carne le produce enfermedades-
-Yo como poca. Solo frutos del mar- dijo ella
Con el transcurso del tiempo, María no solo aprendió a cómo usar las algas para curar todo tipo de infecciones y enfermedades sino también se aprendió muchas recetas que le encantaron. Le encantaba esa comunidad. Todos se llevaban bien. No había diferencias. Sabían convivir unos con otros y prevalecía el respeto ante todo. Ojala en la Tierra todo fluyera así.
-No te preocupes. Uds. van a vivir una transición como civilización pero tendrán éxito, y su nuevo pueblo será un mundo de paz como nunca visto en el cosmos. Por eso los observamos tanto. Dependiendo de su éxito, otras civilizaciones  vivirán lo mismo y se lograra un mayor equilibrio en su universo-
-Queremos que te quedes con el medallón así nos recordaras- dijo Celeste
-Yo nunca podría olvidarlos. Son todos magníficos. Inclusive los tiburones con los cuales me tope el otro día-
-Al cruzar el portal, las memorias se olvidan. Por eso es importante que te lleves el medallón así recordarás también lo que aprendiste con nosotros. Eres un ser humano maravilloso. No cambies. La Tierra te va necesitar- dijo el padre de Lucia.
-Lo guardaré con mucho cuidado. Ha pasado mucho tiempo y extraño a mi familia pero no me gustaría perder el contacto con ustedes. Son fabulosos-
-Lo importante es que apoyes a Gaia y a todos sus ciudadanos-  dijo Celeste
María los escuchaba, pero no terminaba de entender sus palabras ¿Por qué hablaban de transición? ¿Venían tiempos difíciles  para su planeta?
Sin embargo no alimento esos pensamientos. Lo estaba pasando muy bien. Había aprendido muchísimo de ellos. Qué mundo tan maravilloso.

Con los días llego el momento de volver  a su planeta. María sabía que tenía que volver pero sentía un sentimiento de nostalgia en el corazón al despedirse de ellos. Se había encariñado mucho con ellos, sobre todo con Lucia que había sido tan paciente y generosa para enseñarle todo lo que sabía.
-Lucia. Te voy extrañar mucho. Has sido tan paciente conmigo y tolerante con mis miedos sabiendo que provengo de un planeta que todavía le falta mucho por cambiar para convivir como lo hacen ustedes. Odio las despedidas. Siento que me despido de una bella familia que ya son parte de mi corazón-
-No te preocupes. Esas memorias no se olvidan. Le mandaré saludos a Marfil de tu parte. Aunque el encuentro de ustedes fue rápido se llevó una buena impresión tuya. De todos modos Plata siempre estará  cerca observándote y cuidando de ti. - riendo con picardía.
María les dio un gran abrazo a todos  dándole las gracias por todas sus atenciones y amabilidades.
-Pondré en práctica todas tus recetas vegetarianas-
-Es bueno que lo hagas. Llegará el momento que la  alimentación de la humanidad cambiara y tú tendrás como enseñar a otros- le respondió Celeste
-Plata y sus amigos te están esperando. Ellos te acompañaran al portal-
-Uds. han sido tan generosos conmigo. Yo no tengo nada que darles- dijo la muchacha con tristeza.
-Nos diste más de lo que te imaginas, una gran esperanza de que la humanidad se abrirá camino porque su luz las guiar  y tú colaboraras con ellos. Tal vez con el tiempo nos reuniremos con ustedes otra vez-
-Eso sería genial- dijo María entusiasmada
-Esa respuesta la dará el tiempo- dijo Celeste
María les dio un abrazo a todos y se fue con los delfines tristemente al portal. Vio con melancolía la puerta porque sabía que pasaría un tiempo para verlos ese bello mundo y a sus nuevos amigos. Fue guiada por Plata y atravesaron rápidamente la puerta  hasta llegar a su hogar.
-No te entristezcas. Nosotros te visitaremos y estaremos pendiente de ti pero posiblemente estarás ocupada ayudando a otros-
-Siempre tendré tiempo para ustedes- dijo abrazándolos y acariciándolos gentilmente.
María se soltó de la aleta de Plata y se fue directamente a la playa. Todo parecía igual. Pareciera que el tiempo se hubiese detenido en su planeta ya que llego en la mañana en la misma forma en que se fue, pero para ella todo si era diferente. Ella si había cambiado. Se tocó el medallón. No quería olvidarse de sus amigos.
Así como se lo  comunico Celeste, se dieron cambios en el planeta. El sol brillaba distinto y una energía escarchada se percibía en las aguas del mar. Se dieron muchos desordenes sociales,  y políticos en todos los países. Las personas tuvieron que aprender a convivir y compartir unos con otros. Algunas enfermedades nuevas surgieron pero María ayudo a combatirlas con las enseñanzas que le dieron y posteriormente formo a otros para que  hicieron lo mismo.  En ocasiones, María   mira nostálgicamente al mar y puede visualizar en el cielo repentinamente un bello Arcoíris como  igualmente escuchar a sus amigos los delfines. Su corazon siente que lo está haciendo bien y de que sus amigos estarían orgullosos y contentos de la labor que estaba haciendo e igualmente estaba muy segura que algún día se reencontraría otra vez con sus amigos de ese bello mundo submarino. Ese era su más profundo anhelo y sabía que con el tiempo se cumpliría.

jueves, 15 de agosto de 2019

Viaje al planeta azul






Orión realizo un sin fin de viajes con sus amigas interplanetarias. Se compenetraron tanto en sus travesías que ya el muchacho las entendía perfectamente. Se había construido un puente maravilloso entre ellos.
Orión aprendió a conocer a Purpura. Era un maravilloso rectángulo con un gran instinto de protección. No se apartaba del cuándo sospechaba que había un peligro cerca  Su color lo delataba. Cuando estaba más preocupado por la seguridad del muchacho su color violeta se acentuaba más. A veces el muchacho se preguntaba de donde vendría ese maravilloso ser de colores, pero lo importante es que disfrutaba mucho de su compañía.

Orión aprendió tanto de ellos y de las visitas a diferentes Universos. Algunos eran áridos y gélidos, otros se vestían de deslumbrante belleza vistiéndose con un sinfín de colores y paisajes naturales y otros simplemente eran marinos y con una deslumbrante vida en él.  Todos tenían algo en común. La comprensión, amor y lazos de afecto entre todos los seres vivos.

Lo mejor de todo que sus padres no se percataban de que pasaba tanto tiempo viajando porque el tiempo en su planeta era distinto a la frecuencia de sus viajes. Orión lo tomaba como una ventaja. Había desarrollado el hábito de escribir un diario estelar. Es cierto, tenía la referencia estelar que le había dado Escarlata pero no era lo mismo escribir las experiencias en un libro. Tal vez algún día se lo ensenaría a otros para compartir sus experiencias.

Sin embargo Orión sentía una increíble curiosidad por conocer el joven planeta azul. Sabía que se encontraba muy lejos así se encontraba descrito en el mapa estelar que le había dejado Escarlata pero también era uno de los más inseguros ¿Por qué seria? Había que atravesar muchos Universos para llegar a él.  Se encontraba en una lejana galaxia iluminado por un radiante sol y una extraña Luna. No era como la suya que era llena de luz y de brillantes colores. En cambio esta era opaca y pálida. Pareciera que no tuviese ningún tipo de vida.

Escarlata y Marfil nunca se habían comunicado Telepáticamente con el hasta que decidieron hacerlo.
Una noche mientras dormía sintió una voz en su cabeza.
-Soy Púrpura. Tenemos que comunicarte de algo importante. Te hemos acompañado en todos los viajes pero ese planeta azul no es como los otros. Sé que quieres ir pero tenemos que advertirte. Es un planeta joven. Y el ambiente es muy denso y sus habitantes desconocen totalmente el verdadero significado de la magia tal como existe en tu corazón. Tiene grandes bendiciones. Paisajes extraordinarios. Una vida diversa en diferentes ambientes pero hay mucha violencia y apenas están aprendiendo a conocer su luz. Es un mundo que está cambiando por lo que hay todo tipo de vibraciones pero lo que los pierde es el miedo y otras densidades que se encuentran en su corazón. Muchos de nuestros hermanos estelares los están ayudando para que vean la vida con otra luz. No va ser rápido el cambio porque se han acostumbrado a vivir de esa manera por muchos años. Marfil y yo te queremos mucho. Eres como nuestro hermano. No soportaríamos que te pasara algo si viajases allá.
-Querido Hermanito. Soy Marfil. Te amo más de lo que tú te imaginas. Has iluminado y dado alegría a nuestra vida. No solo eres un compañero de viajes.  Eres algo más significativo para nosotros. Acuérdate que todos somos una familia cósmica. Solo tengo que advertirte que si decides viajar a Gaia, así la llaman sus habitantes no puedes permanecer mucho tiempo. Su densidad y energía es otra, y se dificultaría volver y lo peor es que te olvidarías de todo lo que has vivido y al hogar al que perteneces, pero es tu decisión. Nunca te dejaremos solo. Eso tenlo por seguro. Nosotros si podemos entrar por el portal que trae su sol pero tu caso es distinto.  Mis hermanos estelares tienen esperanza en esa humanidad. Son seres magníficos pero no lo han descubierto. Son amorosos, generosos y un bello potencial de convivencia pero son muchos siglos conviviendo con otras densidades.  No es fácil para ellos tampoco. Por eso razón muchos hermanos de las estrellas han decidido nacer allí para ayudar. Y es un trabajo arduo para ellos.

Orión se despertó sobresaltado. ¿Sería verdad todo eso? Había oído que existen otros planetas que eran más densos y no conocían la magia del amor y se habían olvidado de sus sueños.  ¿Sería ese el caso de ese pequeño planeta? Tal vez es mejor que investigue y me asesore un poco más a través de la información que me dejo Escarlata, pero ella no le dejo mucha información de él. Solo explicaba que era uno de los planetas más inseguros. Se necesitaba un alma muy noble para sobrevivir allí y no olvidar su verdadera esencia.

Sin embargo con el tiempo, Orión empezó a sentir una conexión con ese planeta. No entendía el porqué. Era muy extraño. El no podría renunciar a todo lo que amaba del suyo. A su familia, a los amables Unicornios, a los ancestrales dragones, y a los gentiles arboles del bosque dorado como a toda la magia que existía en su mundo.

Purpura y Marfil sospechaba que el muchacho estaba decidido a visitar a Gaia. Ambos querían mantenerlo seguro, pero el chico era aventurero, curioso, y ávido por vivir experiencias como todo joven de su edad. Eso lo entendían perfectamente pero también sabían que ese viaje tenía muchos riesgos. No hubo manera de convencerlo de no ir. Era como si fuese parte de su destino y el sentía la necesidad de visitar a ese planeta así que decidieron apoyarlo y se prometieron que independiente de las circunstancias nunca lo abandonarían. Total, Orión  era su hermano estelar y  lo protegerían siempre.

Los días pasaban y Marfil como Purpura siempre visitaban a Orión y a su familia. Ya sus padres los conocían bien y sentían que había una conexión linda entre esos seres y su hijo. Tenían que se Orión se fuese lejos y no volviera. Sabía que esos viajes interestelares corrían riesgos pero le respetaban la decisión a su hijo. La vida es para experimentarla y vivirla.
Un buen día Purpura le comunico al muchacho  que lo acompañarían a Gaia a pesar de ser un viaje riesgoso y turbulento ya que era necesario atravesar varios Universos por ello prepararon al muchacho.
-¿Qué llevas allí?- le pregunto Marfil curioso.
-Es mi diario. Escribo todo lo que experimento en mis viajes-
-Me parece fantástico. Así registras lo que percibes y además en el futuro puedes compartirlo con otros. Acuérdate que somos una gran familia. “Amar es compartir”- le comunico mentalmente Marfil.
-Antes de ir al viaje tienes que respirar profundamente. Recordar siempre esa maravillosa magia que hay en tu corazón porque al entrar a la atmosfera terrestre  puedes olvidarlo. Tienes que ser muy fuerte, y si eso ocurre recuerda que el amor, la fe y la luz atraviesa cualquier densidad pero nunca te olvides que siempre estaremos contigo- le comunico tristemente Purpura.
-Gracias amigas. Lo tendré presente- dijo entusiasmado Orión.

Al día siguiente cuando llegaron los primeros rayos del sol aparecieron alegremente Marfil y Purpura saludando con bellas melodías a todos los que se encontraban alrededor de ellos.
-Veo que están muy contentas- dijo Orión.
-Si. Va ser un viaje de grandes retos- dijo Marfil brincando y deslizando por el aire.
-¿Estás preparado? Ya sabes respira profundo y piensa en las estrellas que te brinda tu hermosa luna o en cualquier pensamiento que ilumina tu corazón-
Orión respiro profundo y pensó en sus queridos Unicornios y en todos los habitantes del bosque dorado y ese pensamiento lo lleno de amor y amistad y fue así como empezó su viaje a Gaia.
Marfil tenía razón.  Eran muchos universos. Fue necesario pasar varios túneles energéticos de mucha vibración. Al salir del último túnel atravesaron una gran red que cubría su luna hasta llegar al hermoso planeta azul. El sentía que el corazón le palpitaba con fuerza y se sintió débil al entrar a la atmosfera de Gaia. Se encontraba muy aturdido. Aterrizo en una tibia arena cerca de un hermoso mar azul.
-Menos mal que traje estos alimentos energéticos. ¿Por qué hace tanto calor?- dijo Orión.
-Ese es el clima de la Tierra. Te encuentras cerca del mar-
Orión se percató que sus bellas estrellas que adornaban su cabellera iban perdiendo su luz hasta desaparecer.
¿Por qué desaparecen?- pregunto con tristeza.
Recuerda que te encuentras con otra densidad en donde la magia no existe y muy pocos creen en ella.
Orión comprendió y decidió investigar y pudo divisar bellas aves en el aire.
-¿Qué son? Son hermosísimas-
La llaman gaviotas. Hay muchas cerca del mar- respondió alegremente Purpura.
El muchacho estaba disfrutando su viaje. Toco ligeramente las aguas del mar y la sintió tibia. Le encanto la sensación. Como era muy temprano varios peces le tocaron rápidamente los pies y siguieron nadando rápidamente por el mar. De repente sintió una voz humana. Cantaba una hermosa melodía. A pesar de que el muchacho se sentía muy cansado decidió averiguar de dónde  provenía ese hermoso canto.
-Ten cuidado Orión. No trates de hacer contacto con los terrestres-
Era una hermosa muchacha con una cabellera rubia como los rayos del sol. Caminaba danzando al sentir los rayos del sol.  La chica lo vio ligeramente a la distancia y sus ojos se encontraron.
-Parece inofensiva y además es muy bonita. Voy acercarme-
Orión sin escuchar los consejos de sus amigas se acercó a la muchacha y ella sorprendida se alejó unos metros.
-¿Quién eres? No eres de por aquí verdad- dijo la muchacha
El muchacho no entendía muy bien lo que decía y estaba cansado y pasó lo inevitable. Orión se desmayó tendido cuan largo en la arena.
Sin embargo paso lo inexplicable. La muchacha se acercó sigilosamente. Independiente del tono extraño de su piel. Trato de ayudarlo y le ofreció agua fresca. Trato de reanimarlo varias veces así que agarro un poco de agua marina y se la echo en su rostro.
Orión se fue reanimando gradualmente y fue bebiendo del agua que le dio la muchacha.
-Gracias- dijo
Al parecer la muchacha no le entendía
Pareces que vienes de muy lejos. Tienes que tener cuidado. Si te ven las otras personas te pueden hacer daño.
Purpura y Marfil se acercó al muchacho. Se daban cuenta que había una conexión entre los dos. Tenemos que ayudarlo a que se comunique con los humanos.

Lo extraño de toda la situación es que la muchacha no le tenía miedo a Orión por sus cualidades físicas. Parecía que disfrutaba mucho de su compañía. Le tomo la mano y lo invito a darse un chapuzón en el mar.
El muchacho estaba medio aturdido pero lo disfruto muchísimo. El agua del mar era tibia y agradable. Se quitó sus sandalias para  meterse en el mar. Estuvieron horas en la playa pero Orión se empezó a sentir mal. Le dolía la cabeza y se sentía mareado.
Marfil observaba todo a la distancia. Ya el muchacho empezaba a sentir los síntomas del cambio de vibración. La muchacha se dio cuenta y lo saco del mar.
-Está muy débil. Te llevare a mi casa. Mi padre viene generalmente en la noche ya que  llega de pescar y mi madre falleció hace anos.
Orión decidió acompañarla. Purpura y Marfil no se apartaba de él. De todos modos la muchacha no podía verlos.
Era una casa humilde construida cerca del mar. El jardín tenía una siembra árboles frutales que desconocía. La muchacha lo llevo a la puerta de la casa y lo obligo a sentarse en una silla para que descansara.
-Te voy a traer agua y frutas. Eso te reanimara- dijo ella.
Orión tomo agua con avidez y probó poco a poco las frutas. Eran ligeramente dulces.
El muchacho no entendía porque se sentía tan aturdido y cansado. Las frutas y el agua lo hicieron sentir mejor. Orión era muy inteligente y aprendió a comprender su lenguaje rápidamente y a las dos  horas pudo emitir las primeras palabras.
¿Cómo te llamas?-
-María-
-Yo soy Orión –
-Te queda bien por esas estrellas que en ocasiones te brillan en tu cabellera-
-Creía que habían desaparecido todas- dijo riéndose.
-Es muy extraño todo. De por si no eres común-

Mi padre viene tarde en la noche  Tienes que marcharte. No todos los humanos son receptivos pero puedes quedarte en la buhardilla. Nadie entrara allí excepto yo claro- dijo riéndose.
Orión busco su cuaderno. Lo tenía todavía guardado en su bolso. Tenía que registrarlo todo porque estaba empezando porque no podía olvidar sus experiencias de su vida en su hogar.
Purpura y Marfil se dieron cuenta que Orión se estaba debilitando. Pronto olvidaría del hogar del cual provenía. Sin embargo el tono de su piel y sus escritos lo ayudarían a recordar. Orión disfrutaba mucho de la compañía de María. Era una muchacha muy gentil, servicial y de gran corazón. Orión se dio cuenta que fue oscureciendo. No tenía fuerzas para viajar de regreso a su casa. Había pasado lo inevitable pero no se arrepintió. La muchacha lo llevo a la buhardilla. Era una habitación modesta. Había un pequeño colchón donde podía recostarse. Tenía mucho sueno y estaba muy cansado Se acostó y quedo profundamente dormido.

Purpura y Marfil vigilaba su sueño para que descansara bien.
Orión despertó con mucha energía. María le había dejado frutas y un jugo en su habitación para que desayunase. Se oían ruidos en el comedor. Era el  padre de la muchacha. Sabía que no debía salir porque su piel verde esmeralda lo delataría  El muchacho se comió las frutas y se puso a escribir en su diario. Escribía lo que recordaba. Estaba olvidando pero le venían imágenes de dragones, Unicornios, un bello bosque dorado y unos fantásticos seres estelares. Todo lo escribía porque sabía que le costaría recordarlo.

Purpura y Marfil no se apartaba de él. El si las reconocía. Las saludo al amanecer  mientras ellas se deslizaban por su habitación. Escuchaba sus sonidos musicales pero ya no podía comunicarse con ellas en la misma forma como lo hacía anteriormente, pero su corazón decía que su existía un lazo muy fuerte entre ellos así las trataba con mucho cariño.

Todas las mañanas, Orión  paseaba con María por la playa. A él le encantaba visualizar a sus hermanas estelares. Aparecían con los primeros rayos del sol. Se podían deslumbrar en cada amanecer al entrar en contacto esa energía con las hermosas palmeras. Purpura y Marfil veía como florecía un bello romance entre los dos.

Con el tiempo el tono verde esmeralda de la piel de Orión fue cambiando de color hasta convertirse en el tono de color que tenían los humanos. Paralelamente él iba olvidando cada vez más su hogar y los otros universos. Sin embargo se conectaba positivamente con los primeros rayos del sol y saludaba siempre a Purpura y Marfil. Las quería muchísimo y sobre todo cuando emitían esas bellas melodías.
María observaba esa conducta de su amigo.
-¿Con quién hablas? –Solo estamos los dos-
-No estamos solos. Hay millones de seres con nosotros. Son amables, curiosos y nos protegen-
-¿Quiénes son?-
-Son seres que vienen más allá de las estrellas y los visitan todos los días pero muchos no se percatan-
-Nunca te he preguntado. ¿De dónde vienes?-
-Lo he olvidado. La atmosfera de este planeta me ha hecho olvidar muchas cosas. Por eso escribo todo en mi diario para recordarme. Solo recibo imágenes. Me imagino que son recuerdos-
-Algún día me lo puedes leer. Me encantaría escucharlo-
-Por supuesto-
El tiempo pasó y Orión decidió ayudar a María en su casa. En sus paseos por las playas encontraba cristales de cuarzo y hacia adornos con ellos y se los daba a María para que los vendiera.-
-Eres muy hábil con las manos. No sabía que había tanto cristales y formas rocosas en las playas-
-Y los cuarzos se visten de muchos colores al entrar en contacto el sol. Deberías verlo- dijo
Orión le fue enseñando a María todo lo que sabía y también le hablo un día de sus amigas estelares
-Qué maravilla. Hay magia en todos lados-
-Exactamente María. Magia y bendiciones. No debemos olvidarlo-

Con el tiempo surgió el amor entre los dos y ambos se casaron y formaron un hogar.
El padre de maría lo llego a respetar y querer mucho a pesar de sus peculiaridades. A veces le parecía ver en los días soleados que tenía estrellas en su cabellera pero pensaba que era producto de su imaginación.
Orión no dejo de escribir y publicó historias acerca de sus recuerdos en donde la magia y el amor eran protagonistas.  Así lo quería recordar. Provenía de un hogar en donde el amor y la magia eran común y personajes mitológicos y ancestrales convivían juntos. Y estaba seguro que este bello planeta se convertiría con el tiempo en algo parecido.  Tenía fe en la humanidad.

lunes, 12 de agosto de 2019

LAS VIAJES DE ORIÓN CON SUS AMIGAS INTERPLANETARIAS





Más allá  de múltiples Universos y una bella Galaxia diseñada con escarcha y magnánima  de colores pasteles existe un pequeño planeta lleno de magia, luz, amor, color y vibrantes sonidos.
 El planeta se encuentra rodeada de una capa de red cristalina de colores y es iluminado por dos soles brillantes y una luna que le bendice con  un sinfín de estrellas relucientes  de color verde esmeralda. Cada amanecer es radiante. Los dos soles iluminan con sus bellas energías permitiendo que muchos seres de luz provenientes del otro lado de la galaxia entren al planeta vistiendo el paisaje con diversidad de esferas y figuras geométricas  de llamativos colores. Ellos no tienen rasgos humanoides pero su luz y amor proporcionan gran alegría a todos sus habitantes.

Geográficamente, el planeta tenía muchas bendiciones. Cerca de la ciudad hay un lago  de color violeta rodeado de cristales de colores con el fin de brindarle protección y mayor energía. Lo custodiaba un amable dragón de color verde esmeralda que celosamente cuidaba los peces  y las  algas vivaces que habitaban en él.

Púrpura era un bello rectángulo de color lila escarchada y Marfil una encantadora esfera proveniente  de otra dimensión. Ellas eran inseparables. Siempre estaban juntas y estaban unidas por un profundo lazo de amor. Ambas eran incansables viajeras pero querían compartir sus experiencias con alguien más.

Orión era un joven de piel verde esmeralda con bellas estrellas en su cabellera. Le encantaba tomar las estrellas de colores que provenían de la luna decorando su cabello coquetamente. Le fascinaba presenciar la visita de esos seres que provenían del otro lado del sol. Lo que más les encantaba era como se desplazaban al llegar los primeros rayos del sol visitando todas las casas y familias. Todo el mundo estaba acostumbrado. Los esperaban con una bella sonrisa para saludarlos bien temprano en la mañana.  El muchacho siempre sintió curiosidad por saber de dónde vendrían.  Lo que si estaba seguro es que eran viajeros interestelares.  En secreto, el soñaba en viajar a otros lugares del universo pero no sabía cómo. Su planeta no había diseñado nunca naves espaciales. A nadie le interesaba recorrer otros mundos. 

Realmente su vida era muy feliz. Tenía una bella familia. Unos padres que lo querían mucho y jamás habían sufrido ningún tipo de carencias. Los alimentos los cultivaban en el bosque dorado. Era mágico y todo lo que se sembraba con amor producía una cosecha impresionante. Los animales que habitaban en el bosque dorado eran ancestrales. Había una familia de Unicornios que siempre visitaba. Él les ofrecía sus mejores  zanahorias y ellos les contaban acerca de los secretos de su magia. Los dragones purpuras también era uno de sus favoritos. Eran inmensas criaturas con un gran corazón y un alma noble. Cuando nacía un nuevo dragón en la familia se celebraba en grande. Estos animales eran muy golosos. Les encantaba las frutas silvestre del bosque y siempre después de saludar a sus amigos los Unicornios iba a visitar a los dragones purpura. Lo que pocos sabían era que estas bellas criaturas eran tele patas y podían leer la mente de los demás. Y fue así como Orión tuvo que revelar sus más íntimos anhelos.

Un día su madre le comunicó que Escarlata había enfermado. Ella era uno de los dragones más antiguos del bosque dorado. Si fallecía se perdería toda su sabiduría y magia. Orión no perdió tiempo y se dirigió hacia las profundidades del bosque hasta llegar cerca de su cueva. Desde afuera se le escuchaba una tos  muy fuerte. Cuando Orión lo vio estaba estupefacto. La pobre criatura había perdido casi todo su color escarlata. Eso era muy grave en los dragones.
El muchacho  había sido muy amigo de los dragones por mucho tiempo y sabía que esas dificultades respiratorias podían ser mortales en ellos. Orión la acaricio gentilmente brindándole calor con las estrellas de su cabello y le prometió que la ayudaría pero tendría que actuar rápido.

El muchacho no perdió tiempo. Se dirigió rápidamente a las afueras del bosque dorado. Allí pastaban unos amables Unicornios y les relato todo lo sucedido. Quería ayudar a Escarlata en cualquier forma.
Un pequeño Unicornio se le acerco y lo invito a que le tocara gentilmente su cuerno. El cuerno del pequeño era suave y de un color azul marino escarchado y al tocarlo sintió que una red de información le llegaba a la cabeza acerca de curaciones para todo tipo de criaturas.
-Gracias pequeño – le dijo gentilmente acariciándolo brindándolo como gratitud varias zanahorias frescas.

No perdió tiempo. Se dirigió corriendo a la parte alta del bosque. Era frio y húmedo pero tenía  que encontrar esa planta. Las hojas de la planta iban a curar a Escarlata. ¿Dónde las podría encontrar? Busco entre las imágenes que le había dado el unicornio y allí la encontró. Era una planta de gran tamaño  de hojas color verde aceituna con motas doradas. Le pidió permiso para tomar una de sus hojas y el árbol gentilmente  le dio una de sus hojas. Orion lo abrazo dándole las gracias y acariciando suavemente su tronco. Ya era casi mediodía. Tenía que descansar un rato. Tomo un poco de agua de su cantimplora y se dirigió rápidamente a la cueva de Escarlata. No le tomo mucho tiempo ya que estaba muy familiarizado con la geografía del bosque.
Al entrar a la cueva le dio las hojas a Escarlata.
-Comételas lentamente para que tu estomago lo pueda digerir- le dijo gentilmente Oreo a Escarlata.
La criatura se lo comió  y decidió reposar para descansar. La tos la había puesto muy débil.
-Me puedo quedar esta noche cuidando a Escarlata vigilando que se coma las hojas – dijo Orión a una pequeña dragona.
La criatura se le acerco  y lo toco al muchacho suavemente con la frente.
Así eran los dragones. Amorosos, gentiles y agradecidos. No hablaban  mucho. Se comunicaban energéticamente con su cuerpo con todas las criaturas.

Orión acompañó a Escarlata toda la noche. Le dio de beber agua cuando le daban los ataques de tos acariciándola con gentileza.  A mitad de la noche la tos fue bajando, y pacientemente le fue dando todas las hojas que tenía en la mano. Ya al amanecer  Escarlata tenía mejor color. Estaba radiante. El muchacho estaba estupefacto. Realmente las hojas eran mágicas y sanadoras.
No solo Escarlata se encontraba más sana sino que brillaban con una peculiar luz dorada.
-Estas muy guapa- le dijo sonriendo Orión.
Todos los demás dragones se acercaron y rodearon a la criatura con sus alas. Estaban muy contentas de que estuvieran sana otra vez. Oreon no quería interrumpirles ese momento de intimidad así que dispuso a irse.
-¿Te vas tan pronto? Quiero hacerte un regalo- dijo Escarlata
-¡Regalo!-
-Te estoy muy agradecida. Voy apoyarte para que conviertas ese maravilloso sueño que has tejido en lo más profundo de tu alma en realidad-
-¿De qué hablas? Te ayude con todo el amor del mundo. Me hace feliz que te encuentres sana otra vez-
-No te hagas el tonto. Sé que anhelas viajar a otros mundos. Te puedo ayudar. Acércate-
El muchacho se acercó y la dragona le toco gentilmente la frente. Solo tienes que buscar a Purpura y Marfil. Ellas te ayudaran-
En su cabeza apareció todo un mapa estelar de muchos Universos. Estaba impresionado. No sabía que el Cosmos era tan grande.
-Muchas gracias Escarlata-
-Utiliza el conocimiento que te di sabiamente. Hay lugares del universo que son más peligrosos que otros., así que ten cuidado.

Un montón de imágenes aparecían en la cabeza de Orión. El muchacho se tuvo que sentarse para  coordinarse bien mentalmente. Tenía mucha información.  A la media hora se levantó  y se despidió gentilmente de la familia de dragones. Ellos se sentían muy felices. Tenían a su abuela sana otra vez.
Fueron horas caminando hasta que llego a la ciudad. Estaba agotado. Al llegar a su casa saludo a su madre y se acostó.
Al levantarse, la familia lo esperaba con muchas preguntas.
-¿Cómo te fue? ¿Curaste a Escarlata?- pregunto su madre.
-Si- respondiendo con una gran sonrisa.
-Tienes una mirada brillante en tus ojos ¿Qué te paso?- dijo su hermana
- Orión, Tienes dos estrellas en los ojos. Mírate- Mostrándole un espejo.
-Nunca me lo había visto ¿Estaré enfermo?-
-No seas tontín. Ese es un regalo de Escarlata. Alguna información te dio- dijo su padre
-Si. Me dio un bello regalo y también me aconsejo que lo usará con sabiduría-
-Te felicito. Eso no es frecuente. Dicen que los dragones pueden ver los anhelos más profundos de cada alma. Algo percibió en ti- dijo su padre pensativo.
-Me enseñó como viajar por el universo-
-¿Viajar? ¿Para qué? Todo es seguro y hermoso aquí-
-Es cierto, pero yo siempre he soñado viajar pero no sabía cómo. Solo tengo que buscar a Purpura y Marfil-
-¿Quiénes son? No las conozco- pregunto su hermana.
-Son las viajeras Interestelares que vienen cada mañana-
-¿Cómo vas a viajar con ellas? Ellas vienen siempre por un portal y su estructura física es distinta a la tuya- dijo su madre preocupada.
- Eso lo tengo que averiguar- dijo el muchacho pensativo.
El resto del día Orión compartió con su familia contándole sobre sus aventuras en el Bosque Dorado y  de cómo compartió con los Unicornios y como curo a Escarlata.
Todos estaban muy contentos. Orión había logrado curar a la dragona más vieja del Bosque dorado. Eso era un gran logro.
El muchacho no pudo dormir casi toda la noche. Miles de imágenes le venían a la cabeza. Se veía viajando en diferentes universos. No estaba solo tenía dos grandes amigas pero no distinguía en su sueño quienes eran. Se levantó temprano en la mañana esperando ansiosamente que llegaran las hijas del sol.

Ese día vinieron muchos visitantes a su hogar. Orión no sabía cómo eran Marfil y Purpura. Y si les  preguntaba  a las esferas. Ellas se comunicaban con tonos musicales entre ellas. ¿Cómo les hablaría?
Cuando llegaron a su casa con los primeros rayos del sol. Orión las saludo mentalmente con gentileza y les pregunto si conocían a Escarlata y a Marfil. Todo ocurrió muy rápido. En un abrir y cerrar de ojos se encontraban frente a él un simpático rectángulo morado y un bello orbe de color blanco. El pequeño orbe le toco gentilmente la cabeza y se dio cuenta de que ya habían encontrado su nuevo compañero de viajes.
Solo había un problema. ¿Cómo se comunicaría con esos seres? Entonces se le ocurrió una idea. Su padre le había regalado una filarmónica y si se comunicaba con ellos con música ¿Qué pasaría?
El muchacho busco la filarmónica deseando desde lo más profundo de su ser que no se fuesen y empezó a tocar la filarmónica. Purpura se desplazaba por todos lados y la orbe lo acompañaba. Pareciera que bailasen en el aire. Al parar de tocar la melodía, el orbe se detuve cerca de él y lo toco haciéndole cosquillas en la cabeza. Entonces, el muchacho comprendió que se quería comunicar con él.

Sabía que estos seres nos visitaban diariamente pero nadie había podido tener alguna comunicación con ellos. Simplemente los recibían con mucha alegría respetando siempre sus presencias  y sus formas tan singulares. Sería la primera vez. ¿Sera que Escarlata le habrá proporcionado información de cómo comunicarse con ellas? Sería una gran ayuda.
Sabía que  Escarlata le había proporcionado un buena dosis de información acerca del Cosmos pero le había indicado en cómo comunicarse con seres de otras dimensiones.  Todavía no lo encontraba. Purpura adivino lo que quería hacer el muchacho y empezó a emitir sonidos musicales. Y la pequeña Orbe emitía otros. El muchacho sabía algo de música y fue descubriendo claves de comunicación para entenderse con esos maravillosos seres.
Al final del día ya se habían comunicado. Purpura y Marfil lo había aceptado como compañero para sus viajes interespaciales  y además les gustaba que tenían la ventaja de que el muchacho tenía una carta cósmica en su mente en como guiarse por los universos.
Sin embargo, Orión tenía una duda. ¿Cómo viajaría él? Él tenía un cuerpo diferente al de ellos. Purpura se le acerco y entono una hermosa melodía. Entonces comprendió. No había necesidad de pasar por puertas estelares. Solo tenía que cerrar los ojos, buscar mentalmente el sitio que querían visitar y su viaje cósmico se iniciaría.
El muchacho estaba emocionado. No veía el día de viajar. El orbe le toco ligeramente la cabeza y le dio entender cariñosamente que mañana vendrían. Orión se encontraba muy contento y le toco con su filarmónica una de sus mejores melodías. Era una melodía con tonos suaves y pausados con una chispa de alegría al final. Purpura y Marfil les encanto porque bailaron por los aires con gran entusiasmo.

Orión sabía que su familia no se opondría. Así que espero ansiosamente hasta el día de mañana. Al día siguiente  cuando llegaron los primeros rayos de sol llegaron sus amigas. Él estaba preparado. Tenía su filarmónica para comunicarse con ellas. Solo tendría que localizar un sitio en el Cosmos. Eligio un Planeta gélido  con brillantes colores iluminado con un radiante sol. No se encontraba muy lejos de su galaxia. Purpura y Marfil lo acompañaron. Pensó fuertemente en el planeta y en un abrir y cerrar de ojos ya estaba allí.  Realmente era un planeta frio pero tenía unos paisajes fabulosos. El mar era de color violeta y la arena era de color crema escarchada. No había visto ningún tipo de vida todavía. 

La bahía se encontraba rodeada de montañas con árboles de color azulado. Apenas se escuchaban algunos pájaros.  ¿Sera que no había otro tipo de vida allí? La pequeña orbe se acercó a la arena y allí Orión pudo descubrió que había estrellitas doradas que caminaban por la orilla del mar. ¡Qué bello! Esto era increíble. Pudo divisar aves en el cielo de colores tan variados y de gran diversidad.  Purpura no se apartaba del mar. Tenía gran fascinación por la vida marina.  Dentro del mar los peces eran multicolores y el agua era muy fría. Realmente todo era muy bello.
Orión se preguntaba se habría otro tipo de vida de rasgos humanoides como el suyo. Purpura le comunico que este mundo no tenía esas características.  Habían estado varias veces allí y siempre había algo nuevo que descubrir. De todos modos era fabuloso. El cielo era azul y el sol iluminaba constantemente. Los arboles emitían sonidos musicales y las otras formas de vida siempre estaban comunicándose a través de frecuencias sonoras bien armónicas

Ese fue el inicio de uno de sus viajes cósmicos con sus amigas viajeras interplanetarias. Ellas si conocían el Universo. Siempre tenían algo que decir y comunicar y Orión sentía que tenía tanto que aprender. Solo sentía curiosidad por conocer un joven planeta azul. Era muy lejano y había que atravesar muchos universos para llegar a él,  pero al parecer sus amigas estaban renuentes de ir. No entendía el por qué.

Continuará……